Make your own free website on Tripod.com

Descenso de Kukulcán

Kukulcán
Año Nuevo Maya-Mexicano
Significado del Año Nuevo Maya-Mexicano
Otros Templos Astronómicos
Errores y Vacío
Como se Celebraba
Centro Ceremonial
Centro Ceremonial 1
Videos

Centro Ceremonial

Inicio de la armonía
iniciodelaarmona.jpg
de luz y sombra

Como CENTRO CEREMONIAL VIGENTE, sugirieron a quienes quisieran venir en plan ritual, el ayuno de carne, unos días antes de este festejo), a la par que realizaban varios géneros de “cantos de poder” o “mantrams”, meditaciones, danzas, etc., todo ello con el fin de que junto con el adiós al año que se iba, se sacara de sí lo negativo tanto de los sentimientos o espíritu, como del cuerpo, para tratar así de iniciar el nuevo ciclo de vida o nuevo año de manera pura, sana, plena y con un mayor cúmulo de energía o poder espiritual. Así es que nuestra propuesta es que hagamos de la celebración del Año Nuevo Maya-Mexicano una FIESTA ESPIRITUAL, que nos permita iniciar el nuevo ciclo bien, no crudos o indigestos, como luego del bacanal en que se han convertido las fiestas occidentales de Navidad y Año Nuevo (¡vaya paradoja: recordar el nacimiento de uno de los más grandes guías espirituales de la humanidad alcoholizándose al máximo y atragantándose a mas no poder!).

Primer triangulo
primertringulo.jpg
isosceles y ondulacion

Se coloca cada cuatro años, el 21 de septiembre, equinoccio de otoño, justo encima de la punta del teocalli de ese lugar), se genera una energía que los humanos pueden absorber en dichos lugares a fin de alcanzar un estado de plenitud que, según el cuidado con que se hayan preparado para ir a esos lugares, en ocasiones proporciona “estados especiales de conciencia” (VIAJE A IXTLAN). En cuanto a esto, sabemos de las objeciones que de inmediato aparecen en una mente occidental (a pesar del vacío existencial y del hambre de alimento espiritual que por todas partes se manifiesta). Por lo tanto opinamos que más que el exclusivo estudio de las teorías al respecto (como la patentada “Teoría Piramidal”), lo que hay que hacer para aceptar o rechazar tal hipótesis es ir a esos reactivados templos astronómicos en los días señalados, procurando llenar algunos requisitos sin los cuales imposible sentir o comprobar nada. Estos requisitos son:

A) RESPETO AL LUGAR.  No hacer como los mexicanos comunes que a cualquier lugar que van cargan siempre con sus caguamas, sus grabadoras con su música masoquista, y por supuesto, sus cinco o diez quilos de carnitas, papitas, etc., para atragantarse como...niños de hospicio. Sea una “zona arqueológica”, un museo, o en un día de campo, da tristeza ver como invariablemente se retira de esos lugares alcoholizados a más no poder y dejando tras de sí un chiquero

B) CONOCIMIENTOS PREVIOS. De las características arqueo-astronómicas del sitio.

C) ESPIRITU ABIERTO. y deseo sincero de estar dispuesto a recibir algo nuevo aunque no cheque o no tenga “explicación” dentro de la lógica occidental o de la “racionalidad del hombre civilizado” (que bastantes muestras ha dado durante siglos de no ser ni tan racional ni tan civilizado;  la mejor prueba del fracaso de esa “racionalidad” es que a pesar de todo ese esplendor técnico que ha generado occidente, igualmente ha llevado al mundo entero al borde del colapso ambiental además del militar-, así como al vacío espiritual y al embrutecimiento y degradación de la mayoría de la humanidad (pueden leerse al respecto dos inigualables ensayos: TENER O SER de Erich From y EL MALESTAR DE LA CULTURA  de Freud)

Ondulacion previa a la
ondulacionprevia.jpg
formacion de los triangulos isosceles

Es decir, se trata de, espiritualmente, no iniciar el primer día de un nuevo ciclo en tan pésimas condiciones, sino al contrario, inaugurarlo con un “regalo de poder” (véase VIAJE A IXTLAN de Carlos Castaneda, edit. FCE), con una muestra de autodominio y armonía que generen un estado de plenitud y poder físico y espiritual para poder cumplir con éxito las metas que nos propongamos para ese nuevo período. Como complemento, para los que puedan, se sugiere acudir a un temascal ritual y medicinal unos días antes del Año Nuevo (además del ayuno de carne por lo menos cuatro días antes) y por último, acudir a recibir a KUKULCAN-QUETZALCOATL, el Sol Equinoccial de Primavera, a alguno de nuestros milenarios teocallis (Templos de Energía: TEOTL, fuerza o energía creadora; CALLI, casa), y realizar allí un ceremonial de agradecimiento a la usanza antigua. Al respecto, como todo mundo sabe, existe la teoría de que los TEOCALLIS, por su forma triangular, y por estar asentados en CHICAHUALCOUE (“Lugares de Poder”, lugares donde la Tierra emite energía especial ver VIAJE A IXTLAN), en los días solsticiales, equinocciales, zenitales o cuando alguna estrella o constelación se encuentra exactamente sobre la punta de un Teocalli (como en Cholula donde la constelación antiguamente conocida en el Anáhuac como ITZPAPÁLOTL *" mariposa de Obsidiana”-,

Tres triangulos
trestriangulos.jpg
y ondulacion

“PARAR EL DIALOGO INTERNO”, el hábito de estar repitiéndonos a nosotros mismos incansablemente que la realidad, que las cosas son únicamente como nos enseñaron en la infancia, diálogo mental que es como veneno contra cualquier experiencia espiritual. Al respecto quizá sea indispensable que se estudien previamente textos como el de VIAJE A IXTLAN o el de LA SABIDURÍA DE OS ANCIANOS (de Lobsang Rampa) o alguno otro de budismo (para principiantes) o de taoismo como “TAOISMO” de John Blofeld, ed. Martínez Roca.

D)Haber hecho previamente alguna “Ofrenda de Poder” (abstinencia por corto o mediano tiempo o para siempre si se tiene mas “poder”- de alguna de nuestras predilecciones occidentales: alcoholizarnos, fumar, comer en exceso, disfrutar de joyas o lujos insultantes dada la extrema pobreza presente (y creciente) circundante, tener una cómoda y suicida inconsciencia ecocida, etc. Este es un requisito sin el cual no se podrá recibir ese “poder” o energía en esos lugares y días especiales (Ibíd., VIAJE A IXLAN).

E) Ser merecedor, ser paciente y perseverante, pues como dice un anciano sabio: “el poder” y el conocimiento no son cosas que se puedan obtener por regalo o “milagro”, siempre son una conquista.