Make your own free website on Tripod.com

Descenso de Kukulcán

Kukulcán
Año Nuevo Maya-Mexicano
Significado del Año Nuevo Maya-Mexicano
Otros Templos Astronómicos
Errores y Vacío
Como se Celebraba
Centro Ceremonial
Centro Ceremonial 1
Videos

Errores y Vacío

Delineando los Cielos
delineandoloscielos.jpg
fot.colecc.time life

Estos conocimientos científicos fueron los que permitieron a los mayas elaborar un calendario que todavía hoy, a fines del siglo veinte resulta mas exacto que el actual calendario gregoriano que nos rige, el cual además contiene un error garrafal que casi la totalidad de la gente desconoce: diciembre, su doceavo y último mes, originalmente con los romanos, creadores de ese calendario, no era el doceavo sino el décimo, de ahí el término “diciembre”  que proviene de diez o décimo al igual que noviembre se deriva de nueve o noveno, octubre de octavo y septiembre de séptimo. Agosto y julio originalmente (hace dos mil setecientos años en Roma) tenían nombres que hacían referencia al sexto y quinto mes (se llamaban sextilis y quintilis), pero por correcciones al calendario que hicieron, primero Julio Cesar (en el año 47 a.c.) y después Cesar Augusto (en el 4 d.c.), por vanidad quitaron a esos meses sus nombres primarios y les pusieron sus nombres personales (de donde vienen los meses julio y agosto). Todo ello significa que originalmente diciembre era, como su nombre lo indica, EL DECIMO MES, enero era el onceavo y febrero el doceavo y último, siendo así marzo (en honor a Marte) EL PRIMER MES DEL AÑO Y EN EL QUE SE CELEBRABA EL AÑO NUEVO...en efecto, curiosa y sorprendentemente...¡igual que los mayas!

Nobles ingleses usaban el telescopio al reves
cientificoscaballeros.jpg
Mientras un petimetre observa el cielo con una lente de aumento. fot. colecc.time life

De lo anterior resulta que todos los que hemos estado celebrando TODA NUESTRA VIDA el fin de año al terminar diciembre, y el año nuevo, en los primeros segundos o minutos de enero...lo hemos estado festejando equivocadamente ¡con dos meses y medio de error! Así pues, tanto porque el actual calendario gregoriano descansa sobre un grave error evidente (debido a un rey europeo, Carlos IX que en 1564 quiso unificar los calendarios decretando, en base a su ignorancia, que diciembre fuera el doceavo mes y enero el primero), como porque los sabios mayas celebraban el advenimiento del Año Nuevo el 21 de marzo en base a un fenómeno cósmico-solar (connotación de la que carece totalmente el calendario gregoriano ¿o qué evento cósmico sucede cada 365 días al finalizar su ciclo? ¿qué fenómeno astronómico se presenta al terminar su siglo de 100 años o el de 1000 años?...nada, absolutamente nada) y que además posee un halo mágico-cósmico como el que se observa en el templo de KUKULCÄN al descender el Sol a la Tierra convertido en Serpiente Preciosa, es que propusimos desde mediados de la década pasada (mediante una publicación que entregamos a la Universidad Nacional Autónoma de México y a algunas instituciones culturales) CELEBRAR EL AÑO NUEVO MAYA EN EL EQUINOCCIO DE PRIMAVERA como lo hacían hace poco más de 500 años aquellos sorprendentes sabios astrónomos.