Make your own free website on Tripod.com

Descenso de Kukulcán

Kukulcán
Año Nuevo Maya-Mexicano
Significado del Año Nuevo Maya-Mexicano
Otros Templos Astronómicos
Errores y Vacío
Como se Celebraba
Centro Ceremonial
Centro Ceremonial 1
Videos

Centro Ceremonial 1

Here are some pictures of my class...

La formacion de los siete
laformaciondelossietetriangulosisosceles.jpg
triangulos isosceles y por ende el cuerpo serpentino de la Piramide, implica movimiento

En cuanto a acudir a un Teocalli a celebrar el Año Nuevo Maya y el descenso del Sol como fecundador de la Tierra, obviamente lo ideal es que quien tenga tiempo y medios, acuda a Chichén Itza. Creemos firmemente que igual que para los árabes es una obligación ineludible (o si se quiere, es un placer sagrado), acudir en peregrinación a LA MECA cuando menos una vez en la vida, para los mexicanos también debiera ser un mandato inexcusable ir a Yucatán a presenciar dicho fenómeno mágico-cósmico-solar (o sagrado, igual, si se prefiere) cuando menos una vez en la vida justo en un 21 de marzo. Por otra parte, para los que ya lo hicieron o para los que de momento no reúnan los medios para ir a Chichén Itzá y vivan en el área central de la República mexicana, la otra opción es desde luego TEOTIHUACAN (TEOTL, energía o fuerza generadora; IUA, enviar; CAN, lugar; la traducción por lo tanto sería: “EL LUGAR QUE GENERA O ENVIA LA ENERGIA CREADORA”), donde también se hace presente el advenimiento de KUKULCAN-QUETZALCOATL (ver “LOS MISTERIOS DE LAS PIRÁMIDES MEXICANAS” de Peter Tompkings, Ed. Diana, específicamente los capítulos V y VI; o “EL UNIVERSO DE TEOTIHUACAN” de Hug Harleston, ed. Orión. Este último autor fue quien descubrió todas las connotaciones astronómicas de Teotihuacan concluyendo que dicho centro ceremonial es incluso un PLANETARIO Y UN CALENDARIO VIGENTE.

El ultimo triangulo arriba
elultimotrianguloarriba.jpg
antes de desaparecer

Sin embargo, ello no excluye que podamos decidir, libre y autónomamente, acogernos a la celebración del Año Nuevo propuesto por una cultura sabia, la de los inigualables astrónomos mayas. Los judíos, los árabes, los chinos, los vietnamitas, los tibetanos, los pieles rojas, los incas, etc., a pesar de trabajar con el calendario occidental gregoriano (por cuestiones prácticas), SIGUEN CELEBRANDO SU AÑO NUEVO CULTURAL en las fechas y cuentas que obviamente no coinciden en nada con el actual calendario mundial. Así que, este Equinoccio de Primavera...¡FELIZ AÑO NUEVO MAYA-MEXICANO! Si quieren vivir una experiencia nueva, una sensación cósmico-solar desconocida, los invitamos a celebrar con nosotros el año 5119 (en este 2006 occidental) en Teotihuacan desde el 20 en la noche. Se puede acampar en las afueras de todo el circuito o llegar muy de madrugada para que cuando abran las puertas y permitan el acceso (entre 5 y 6 a.m.), subamos como cada año, hasta la cumbre del Templo del Sol a esperar allí en silencio o entonando mantrams, o tocando los caracoles, flautas, huehuetls (tambores aztecas), ayacaxtles (sonajas) y además expandiendo y percibiendo el humo sagrado y perfumado del copal hasta la llegada del nuevo sol del ciclo anual.

 

IN TLANEZI IN TONATIUH

“Que vuestro Sol sea brillante”

Enero del 2006

Movimiento Sexto Sol

El ultimo triangulo en
elultimotrianguloenformarse.jpg
formarse, es el primero en desaparecer

Todas las comprobaciones al respecto se encuentran en su libro, aunque Peter Tompkings, basándose en Harleston, hace una presentación mucho más didáctica y atractiva en los capítulos V y VI de su libro), aunque este fenómeno cósmico-solar se manifiesta de diferente manera que en Yucatán porque acá, en el TONALTEOCALLI (Templo del Sol) se observa el descenso del Sol fecundador en la cara norte del cuarto nivel que por única vez en el año SE ILUMINA, el 21 de marzo, moviéndose la luz de oriente a poniéndose (y retirándose de poniente a oriente seis meses después, el 21 de septiembre).

Los tres últimos
lostresultimostriangulos.jpg
triángulos en desaparecer

Algo extraño y sorprendente es que a muchos kilómetros de distancia, al otro lado del Atlántico, en Egipto, en la Pirámide de Keops sucede exactamente lo mismo: el 21 de marzo se ilumina la cara norte (a la que nunca le da la luz en todo el año) por única ocasión en el año. Esto quizá se deba a que ambas culturas utilizaron para su ciencia y sus construcciones no el sistema métrico decimal sino otro, el sistema vigesimal, con sustento cósmico que les permitía (o creían les posibilitaba) una vida en armonía con el Universo, como aseguran los taoistas que sucede cuando se construye alguna casa o edificio en base al feng shu. En cuanto a las posibilidades de expandir el festejo del Año Nuevo Maya tanto porque tiene sustento cósmico-solar y porque el gregoriano adolece de un grave error, ya la costumbre de celebrar el Año Nuevo occidental el 31 de diciembre se ha extendido tanto por todo el mundo que quizá sea imposible erradicar esa fiesta equivocada.

Fotografías tomadas del libro LA PIRAMIDE DE KUKULCÁN.

Autor  Luís E. Arochi edit. Panorama.

Apoyo Técnico: J.L. Martínez